6/6/17

LA CABEZA Y EL CUERPO



En el reconocido poema de Loris Malaguzzi Los 100 lenguajes del niño, podemos leer estos dos versos:

"La escuela y la cultura
le separan la cabeza del cuerpo"

Me sobrecojo cada vez que, en mi barrio, paso ante una escuela infantil de primer ciclo (0-3 años) que se llama nada menos que "Baby's Brain", es decir, "Cerebro de bebé" y en cuya fachada destaca el inquietante dibujo de un enorme cerebro con chupete unido a un desproporcionadamente pequeño cuerpecito de bebé (¡!). 
A veces da la impresión de que en las puertas de los centros escolares hay una imaginaria fila de perchitas en las que el alumnado cuelga su cuerpo cual abrigo para volverlo a recoger un rato en el recreo, en la clase de Educación física y, de nuevo, a la salida del centro. 
Seguimos el proceso, hasta la edad adulta, viviendo a toda prisa dentro de un cuerpo habitualmente ignorado (ignorado el cuerpo, que no su imagen estética).

Recientemente tuve el privilegio de disfrutar de un seminario organizado por el IVAM (Instituto Valenciano de Arte Moderno) e impartido por Segni Mossi
Se trata éste de un proyecto de investigación en torno al movimiento y el signo gráfico que Simona Lobefaro (bailarina y coreógrafa) y Alessandro Luma (artista visual) vienen desarrollando con niños y adultos desde 2015.
Sus propuestas parten de hipótesis lúdicas que establecen una relación entre el movimiento (danza), como proyección en el espacio y manifestación emocional, y el signo gráfico como extensión del cuerpo, como acción y rastro de la esencia de las experiencias.































El desarrollo de las propuestas centra todo su interés en la experiencia del proceso creativo en sí mismo, no en la consecución de unos resultados preconcebidos.


Experimentar, a través del movimiento y el trazo, desde la quietud, la velocidad, la oscuridad, la simetría, la asimetría, el equilibrio... 











...la diversidad de músicas y sus ritmos, la complicidad y cooperación con los otros consolidando el grupo, la composición, descomposición y recomposición, la verticalidad, la horizontalidad... 






...Dejándose llevar, sin una intencionalidad previa ni juicios, por un constante diálogo entre lenguajes que se contaminan mutuamente. ¡Toda una liberación!





Como el niño ante el juego libre, se juega para jugar, se juega porque se juega, por el puro placer de jugar, de preguntarse, crear, sentir, sentirse y, de paso -mire usted por dónde-, resulta que se aprende de todo ello.
Las emociones no se "trabajan", se experimentan, se viven.


La treintena de personas que participábamos en el seminario terminamos, eso sí, físicamente agotadas, pero con ese placentero agotamiento propio de la infancia, el de la concentrada entrega a un juego sin límite... hasta caer en la cama como un sapo, como un saco... pleno. 



























2/5/17

ESCUELAS HABIDAS... Y POR HABER

Fotografía: Sergi Bernal
Preparando el artículo "Herminio Almendros, un maestro que quiso cambiar la escuela" para el número 4 de la revista ¡La Leche!, la documentación, las recomendaciones y la curiosidad, me fueron conduciendo (aún lo hacen) a recalar en más lecturas relativas a la historia de la Escuela en España.

En la Europa del siglo XIX empezó tímidamente a consolidarse la institución escolar fundamentalmente pensada para instruir a los niños (en masculino). En la segunda mitad de este siglo, con la Revolución Industrial, la educación se tintó de objetivos enfocados al adiestramiento de una futura y dócil mano de obra industrial que respondiera a los intereses de producción mercantil. La escuela contribuía a preparar un numeroso ejército de trabajadores para las fábricas.


Las niñas comenzaban también a tener un progresivo y lento acceso a la escolarización, aunque con contenidos, espacios y horarios diferentes a los de los varones. La formación que se les proporcionaba era mínima, y se perseguía principalmente que adquiriesen una cultura doméstica para ser hacendosas amas de casa que atendieran eficazmente a sus familias.


A finales del siglo XIX, la situación de España era de un evidente retraso con respecto a otros países. El nivel de analfabetismo superaba el 65% y más de la mitad de la población infantil estaba desescolarizada; lo que provocó una gran inquietud y toma de conciencia sobre la necesidad de impulsar la educación. En el primer tercio del siglo XX, dicho impulso fue una auténtica revolución. Las múltiples medidas e iniciativas que se emprendieron hicieron posible el florecimiento de la Escuela Moderna, la Institución Libre de Enseñanza, las Misiones Pedagógicas...

Los fundamentos de la Escuela instaurada durante estas décadas se caracterizaban por muchas de las reivindicaciones que hoy -transcurrido un siglo-, se tildan de "innovación educativa" (¡qué pernicioso es el olvido!). 
A saber: defender un amplio sentido social; la coeducación; la cooperación; el respeto por la personalidad del niño sin inculcarle preceptos ni dogmas; el laicismo; la escuela no coercitiva como medio de formación integral respetando la espontaneidad y libertad del niño; la ausencia de exámenes, de libros de texto y de premios y castigos; el uso de libros de consulta y publicaciones escolares; la experimentación e investigación; la asunción de responsabilidades; la relevancia de la estética y las artes; el contacto con la naturaleza y el medio social... Todo ello apoyado por maestras y maestros con un alto nivel de formación para cooperar con el alumnado en los procesos de enseñanza-aprendizaje. 
Pero llegó la Guerra Civil y, con ella, el silencio, el olvido y 40 años de dictadura que borraron ese gigantesco impulso educativo.

De entre las lecturas que cayeron en mis manos está la que narra la impactante historia de uno de aquellos tantos maestros: Antoni Benaiges, el maestro que prometió el mar.

El libro incluye la reproducción de una de las sencillas publicaciones que el alumnado de Benaiges, como tantos otros, componía con la imprenta Freinet, en cuya difusión tanto contribuyó Herminio Almendros



En los breves textos impresos por los propios niños, ellos imaginan cómo será el mar al que su maestro les ha prometido llevarlos. Hay quien sospecha que será de hondo como dos veces la veleta de la torre. Hay a quien le impone la idea de bañarse en él porque tengo miedo, que me voy a ahogar. Y no falta quien sospecha que para pasar a otro pueblo hay que pasar en barco y me figuro que estará más de una hora.

Antoni Benaiges no pudo cumplir su promesa y, paradójicamente, tal vez su destino hubiese sido otro de no haber asumido el compromiso de regalarles el mar a sus niños.
Durante 75 años el silencio amordazó el entrañable recuerdo de este maestro. Como declara uno de sus alumnos, ya octogenario: no se decía nada porque había que atar mucho el morro
El silencio trae el olvido, el olvido la ignorancia de nuestra propia historia y ésta la mediocridad de una sociedad amnésica capaz de comulgar con informes PISA. 

22/4/17

HABÍA UNA VEZ UN ÁRBOL DE LOS LIBROS


Dos Anelios Rodríguez, padre e hijo, son los responsables de esta Relación de seres imprescindibles (Del Oeste Ediciones). 
Entre los cuatro y los seis años de edad, Anelio (hijo) iba observando y reproduciendo el mundo con desenfado; por el camino, Anelio (padre) iba recogiendo esas hojas sueltas y regalándoles textos. 
Ya que abril es el mes que más celebra la cosecha de sus frutos, es de destacar El árbol de los libros, imprescindible entre los seres imprescindibles.


24/2/17

ASÍ ES LA VIDA y... así sigue


La vida se parece demasiado a una gran colección de cuentos donde tan pronto nos encontramos con un hada bondadosa como con un lobo feroz; con una rana que se convierte en príncipe o con un príncipe que nos sale rana. A veces nos perdemos por bosques tenebrosos y, a veces, nos encontramos felizmente volando en una alfombra mágica. Conviene contar con todo ello.

Así es la vida no es un cuento, pero sus páginas -como los cuentos-, pueden despertar múltiples historias y experiencias tan personales como universales. No sólo tantas como lectores lo lean, sino tantas como las que un mismo lector necesite leer cada vez que abra el libro.

Nuestra estimada criatura sigue haciendo su vida por el mundo y ha alcanzado la novena edición. 
Algunos de sus lectores le han dedicado estas palabras:

A mí me ha gustado mucho porque creo que se adapta a cada persona y a cada momento. Y también pienso que está bien no recomendarlo para una edad en concreto.
                                                                           Alba (Estudiante de 2º ESO)

“¡Qué largo es el camino de la vida y cuántas cosas tiene para coger!”

                                                                                             Jaume (4 años)

“Un libro para despertar palabras y diálogos”.

                    Ana Pelegrín (Especialista en literatura de tradición oral hispánica)

“Una maravilla de sobriedad y sencillez para hablar de cosas tan importantes para todos”.
                                                                                Susana Benet (Escritora)

A mí me ha parecido genial, porque es como si este libro nos entendiera. A mí personalmente me pasan muchas cosas de las que aparecen en él. Pero también pienso que cada vez que lo leamos será diferente, porque todo en la vida depende de cómo tú lo veas en cada momento y del estado de ánimo que tengas”.
                                                                       Andrea (Estudiante de 2º ESO)

“Una suerte de acertada y sensible guía para transitar por la vida, para saber un poco más y mejor de nosotros mismos”.

                                                                Manuel Borras (Editor / Pre-Textos)

“El mejor libro para acompañar a un niño triste o enfadado es aquel que le ayuda a expresar lo que siente sin dirigirle o sermonearle. Eso es, precisamente, lo que hace Así es la vida
                                                                   Librería La Mar de Letras (Madrid)


21/2/17

VIVIR ENTRE SUEÑOS


Vivimos cotidianamente entre la vigilia y el sueño. El mundo onírico es siempre un misterio lleno de intuiciones y escaso en certezas. Un universo caprichoso -poblado de lugares tan comunes como particulares-, donde todo es posible.

Niñas y niños de un grupo de 3º de Primaria comentan algunas de sus percepciones con respecto a los sueños.


UN SUEÑO ES UNA IMAGINACIÓN REAL.

SOÑAMOS PORQUE, SI NO, NO TENDRÍAMOS IMAGINACIÓN.
SOÑAMOS POR LA RUTINA DIARIA.
SOÑAMOS PORQUE PENSAMOS TANTO, QUE CUANDO DORMIMOS SE NOS VA A LA CABEZA.


LOS SUEÑOS SIRVEN PARA NO ABURRIRNOS MIENTRAS DORMIMOS.
Y TAMBIÉN PARA PRESENTAR LAS COSAS Y CONOCERLAS.

¿Que en qué parte del cuerpo habitan los sueños? Pues...

EN EL HOMBRO, PORQUE SON PEQUEÑOS.
EN LA BOCA.
EN EL CEREBRO, PORQUE EL CEREBRO ES MUY LISTO Y LOS DISTRIBUYE POR TODO EL CUERPO.
POR EL PELO. (De donde se deduce que los calvos no sueñan).
EN LAS OREJAS, PORQUE IMAGINO QUE HAY UN TUBO QUE CONECTA CON EL CEREBRO.
EN LA NARIZ, PORQUE LOS AGUJEROS SON LOS OJOS.
EN EL CORAZÓN. Y DESPUÉS SE VAN A LA CABEZA Y EMPEZAMOS A SOÑAR.
EN LOS PÁRPADOS, PORQUE SE CIERRAN Y VEMOS LOS SUEÑOS.
EN EL OMBLIGO, PORQUE ME GUSTA ESA PARTE DEL CUERPO.



CUANDO NOS DESPERTAMOS, LOS SUEÑOS VAN AL INFINITO.
AL BOLSILLO.
A LA CALLE.
DEBAJO DE LA SÁBANA.
A ESCONDERSE PARA CONVERTIRSE EN OTRO SUEÑO.
AL MUNDO DE LOS SUEÑOS QUE ESTÁ EN EL CIELO.
SE QUEDAN EN UNA LÁMPARA QUE TENGO EN MI HABITACIÓN.
DESAPARECEN.
SE VAN VOLANDO A OTROS NIÑOS.
AL BOTE DE LOS SUEÑOS.


Y ¿qué alimentos nos ayudan a soñar?

LA SOPA, PORQUE SE FORMAN OLAS QUE DAN ENERGÍA.
LA ZANAHORIA: CUANTO MÁS COMO, MÁS LARGO ES EL SUEÑO.
LA LECHE CALENTITA CON COLA-CAO.
SI COMO UNA COSA QUE ME GUSTA, SUEÑO COSAS BUENAS. Y SI COMO COSAS QUE NO ME GUSTAN, TENGO PESADILLAS.

Pero, si dormimos con los ojos cerrados, ¿con qué ojos vemos los sueños?

CON LOS MISMOS OJOS. AUNQUE NO VEAMOS LO DEMÁS, VEMOS LOS SUEÑOS.
NO VEMOS LOS SUEÑOS, LOS PENSAMOS.
LOS VEMOS CON UNOS OJOS IMAGINARIOS.
EN LA CABEZA, UNOS OJOS ESTÁN DENTRO Y OTROS FUERA.
LOS VEMOS CON LOS PÁRPADOS, PORQUE LOS OJOS SE CIERRAN.
TENEMOS 4 OJOS, LOS DE LA IMAGINACIÓN Y LOS DE VER.


¿Y por qué a veces nos acordamos de los sueños y a veces no?

PUES PORQUE A VECES SON PROFUNDOS Y NOS ACORDAMOS.
PORQUE A VECES AL DESPERTARNOS DESAPARECEN.
PORQUE ALGUNOS SON DIFÍCILES DE RECORDAR.
PORQUE HAY MUCHOS SUEÑOS EN LA CABEZA Y ALGUNOS SE QUIEREN IR.

Y también hay sueños que se repiten.

ESO ES PORQUE HAY UNA FILA Y VAN PASANDO TURNO.



FELICES SUEÑOS